Categories
Uncategorized

Carta a Mariana

Ay Mariana, ¿Qué te digo?, porque no se como escribir esto, a ver, que tu nunca vas a recibir esta carta, seguramente voy a explotar un día y te lo voy a decir, además que se supone que es un reporte para una clase (que va atrasado porque no se ni por donde empezar, y porque hay cosas que aún tengo que reconciliar porque yo ni en cuenta, además de que decidí escribirlo para ti).

Te preguntaras porque la dirijo a ti, pues fácil, por lo siguiente:

“¿y qué se siente los movimientos del bebé?”

“Pues nunca vas a saber como se siente o como es si nunca te casas xD hahaha”

Lo anterior fue parte de una conversación entre nosotras, tu sigues siendo miembro de “La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” y yo en teoría también lo sigo siendo, digo en teoría porque hace tiempo que no me identifico como una, hace tiempo que mi vida es distinta, en parte por la carga moral-social que percibo hacia las mujeres, el ser la buena mujer (¿acaso somos The stepford wives?)  el punitivismo hacia quienes no siguen el molde, la falsa modestia, el énfasis en el ser madres, pero especialmente me separe por la arqueología (que ridículo suena ¿no?), nada que ver con este tema (y a lo mejor tu pertenencia religiosa y mi deserción no sería de importancia para esto si no hubiera jugado un papel tan importante en quien eres y en que rechazo yo).

Religión, amigos, y familia.

Religión, amigos, y familia

Pienso en esto mientras te escribo, preguntándome ¿dónde me piden ser madre-esposa?, ¿dónde doy mis cuidados y me desgasto?, ¿dónde trato de rechazar esto? y decido iniciar por la religión, porque a lo mejor es donde más he sentido que me piden que sea madre-esposa de manera explícita o por ustedes, mis amigas de la prepa que les urge casarse o ya se casaron y ahora están teniendo hijos, pienso en la cosas buenas, pero como el fin de varias clases no era solo la autosuficiencia sino prepararnos para ser esposas de “los futuros líderes de la iglesia”, para guiar a otras chicas a esa misma meta, en fin.

Y a final de cuentas estuvimos en una escuela religiosa donde bajita la mano se nos recordaba esto a las mujeres, a mi me sigue jodiendo demasiado la separación de filas entre mujeres y hombres para el comedor, o sea ¿Por qué a ellos les servían más comida? (suena a estupidez, pero no lo es, pero eso es otro punto).

Mariana se que suena egoísta a tus oídos, pero yo no quiero ser la esposa de nadie, ni la madre de nadie, no es la meta de mi vida, no es mi sueño, por Dios que ni siquiera quise ser la hermana de nadie, el día que mis papás me preguntaron si quería un hermanito les conteste: “¿y quien lo va a cuidar?, porque yo no, además ¿dónde va a dormir?, yo no lo quiero en mi espacio”, ¿ves?, egoísta para con mis cuidados y espacio desde siempre, increíblemente consciente de que siendo solo mi mamá y yo la mayor parte del tiempo -ya que mi papa por el trabajo casi no estaba-, la que se iba a chutar cuidándolo era yo, porque mi mamá con trabajos podía con su trabajo y conmigo, ser hermana-madre de alguien definitivamente era algo que iba a rechazar.

Me surgen muchas dudas con respecto a ustedes porque para R. siempre fue su meta casarse, pero R. siempre ha sido la madre de sus hermanos, la compañera de penas de su mamá, para ella casarse y tener hijos es su meta máxima e incluso creo que su escape de ser la cuidadora de todos en su familia (que ahora es la cuidadora de su marido y pronto de un bebé): para A. es algo que se tenia que hacer, porque ya llevaba mucho tiempo con F., porque al momento de que tuvieran relaciones fuera del matrimonio la iglesia, los obispos, todo mundo se los iba a comer vivos, así que se casaron y esta bien, y luego estas tú, ¿siempre quisiste casarte?, en la prepa siempre parecía que eras la más cercana a mi en esto de no casarse y llevar primero una vida con otro tipo de metas (tu querías ser ingeniera), yo no las sigo desde hace mucho en esos caminos y está bien, nuestras metas son distintas, por eso me jode bastante que ustedes se preocupen si me voy a casar, si voy a tener hijos, si alcanzare el cielo eterno por formar una familia, que no voy a coger hasta que me case (jajajajaja), pareciera que algo está mal conmigo a sus ojos, a tus ojos y no puedo evitar ver la forma en que ustedes crecieron bajo estas creencias y como las duplican sin criticarlas, para mi parece inverosímil, pero mentiría si no dijera que he tenido momentos donde las envidio por decidir que así será su vida y ese es su fin/meta en general, mientras que yo estoy aquí haciéndome bolas…yo sé que ustedes quieren ser amadas, desligarse de dar sus cuidados obligados a sus hermanos y padres, de ser la madre segunda de sus casas y dárselos a alguien “suyo”, alguien que las ponga primero, que las ponga en un pedestal, pero para mi esos pedestales siempre se han visto peligrosos e inestables (deseo que los suyos no y si es así que lo puedan resolver), a lo mejor tiene que ver con que soy hija única, pero también lo he visto con las mujeres de mi familia.

A ver que en una casa de tres la cosa a estado más calmada, no he tenido que dar mis cuidados a nadie, he tenido responsabilidades que tienen que ver con cuidar el espacio que habitamos los tres y si cuido es reciproco hasta eso con mis padres, porque papá casi no esta en casa, pero cuida que comamos, prepara desayunos y almuerzos, se fija que vayamos seguras, arregla cosas de la casa y mi mamá trabaja, va y viene, hace cosas de la casa, revisa los presupuestos de la casa, mientras que yo voy y vengo, arreglo cosas de la casa, ayudo a organizar el presupuesto de la casa, cuido a las peludas…aún así no es idílico, me he saltado cosas que a lo mejor a ti te pasan (y a otras mujeres les pasan) porque solo somos tres y mi papá ha sido consciente, pero para que el haya sido consciente juega mucho su historia familiar y su relación con mi mamá (mi mamá su madre-esposa y los conflictos que hemos vivido por eso eso).

Antes de hablar de esto debo decir que tengo suerte (para bien o para mal no sé), para cuando nací solo tenía a mi abuela materna (la sigo teniendo y a los 16 descubrí que tenía una bisabuela), así que la reconstrucción de la relación de mis abuelos paternos no la viví directamente y el papá de mi mamá no figura en sus vidas desde que ella tenía 15.

33 y 18 mis abuelos paternos cuando se casaron.

20 y 16 mis abuelos maternos cuando se casaron.

26 y 21 mis papás cuando se casaron.

Mi abuelo paterno se caso con una niña, una niña con una familia que concertó este matrimonio por el beneficio económico (mi abuelo no era rico, pero si tenía dinero a lado de la familia de ella), pero ojo que la bronca estaba en que mi abuela era epiléptica y tenía depresión, así que quien tomaba el espacio para limpiar con ella, ayudarla, cuidar de sus hermanos menores, cuidarla con sus medicamentos o cuando tenía un ataque fue mi papá, además hubo un periodo donde estuvieron divorciados, mi papá se fue con mi abuela, mi tía a vivir con la hermana de mi abuelo y mi abuelo aparte, más adelante se volverían a juntar y nacerían mis otros dos tíos. Saber del papel de madre-esposa de mi abuela es complejo porque de por medio en los cuidados va mi papá siendo su cuidador hasta el final. Mi papá fue la madre-esposa de mi abuela y mis tíos, aún después de casarse le cuesto dejar de ser el cuidador de sus hermanos y eso fue una bronca con mi mamá, al final del día nosotras somos su familia, la que se formo con el ¿no?

Mi abuela materna por otro lado se deslumbro y se casó, mi abuela dejo de ser la cuidadora de sus hermanos para volverse la esposa de alguien más, alguien que exigía que todo estuviera en absoluto orden a ella y a sus hijas, el podía ser un desmadre, pero la casa debía estar impecable, de lo contrario gritos y violencia, hasta que se puso el fin de la relación porque mi abuela dijo “ya no más” cuando se enteró que él tenía otra familia, cuando al separarse el se llevo al hermano menor de mi mamá y hizo que casi se llevaran a mi abuela a la cárcel, entonces ahí tenías a dos adolescentes de 15 y 16 juntando sus ahorros para evitar que su mamá fuera a la cárcel, y una vez terminado este drama mi abuela se convirtió en la madre-esposa de mi tía, desde entonces hasta ahora ha puesto su vida y sus cuidados a disposición de mi tía, cuidando la casa, cuidando a mis primas, etc., tiene poco que ha empezado a priorizar sus intereses, las cosas que le gusta hacer.

Y mis padres, bueno, como padres han sido buenos hasta eso, han buscado que yo no tome papeles que no me corresponden como hija, pero como pareja a sido algo caótico, se casaron por norma social hasta cierto punto para que mi mamá tuviera un lugar seguro donde estar tras pelearse con mi abuela y mi tía, mi papá si llego a tener actitudes machistas hasta que mi mamá dijo basta y se las volteo (¿has visto ese episodio de Malcom el de en medio donde se explica que Lois no era como la vemos a lo largo de la serie, si no que se harto de que no la escucharan y pasaran sobre de ella?, pues así), no voy a entrar en detalles, pero mi mamá hasta cierto punto ha sido la madre-esposa de mi papá, recordándole que tiene cosas que hacer, enfocándolo a ciertas tareas, y se ha desgastado haciendo eso, mi papá ha concientizado más a ultimas fechas, pero a veces vuelve a hacer lo mismo y veo como mi mamá se exaspera, porque es su pareja, no su madre para decirle que hacer y que no, además mamá es profesora de la UDEII-SEP, ahora esta en un kínder, pero si no pone limites con sus compañera y las mamás de sus alumnos termina resolviéndoles la vida, pero la suya bien gracias (el otro día le hablaron en domingo a la hora en que estábamos cenando y la perdimos).

Volviendo a mi si hablo de ser madre-esposa de otros en la escuela entonces sería el día que inicie mi coraje hacia D. y esto no te lo he contado porque a lo mejor te suena estúpido. Estoy enojada con D. quien es/era mi compañero de servicio social, pero también estoy enojada conmigo, la bronca estuvo en que del trabajo que teníamos que hacer yo era la única que estaba yendo al laboratorio, lo cubría con B. y S., le daba ánimos para que fuera, para que hablara con B., le daba recomendaciones, porque se supone que éramos un equipo, pero en realidad yo lo andaba cuidando, explote el día que me entere que el vive a 20 min del laboratorio, nunca fue y (obvio yo a cumplir mis cosas), yo aventándome 2 hrs diarias de ida y 2 de regreso para mi casa.

O incluso con ustedes mis amigas y amigos en general, me costo darme cuenta, que soy quien anda ahí cuidándoles las heridas, no esta mal digo me preocupo por ustedes, pero me preocupaba tanto por ustedes que dejaba de lado mis problemas, sus sentires se volvieron más importantes que los míos y fue horrible darme cuenta de eso.

Mariana, este ejercicio se supone que es para que identifique/reflexione como vivo este cautiverio en los espacios que habito, pero en realidad me dejo en claro que soy una mala mujer.

Soy una mala mujer, soy egoísta, no quiero casarme y no quiero tener hijos, si cocino es para desestresarme o porque me di cuenta de que hemos estado tan inmersos en nuestras cosas que olvidamos comer, limpio la casa porque vivo ahí aunque de todas formas me quejo demasiado, cuido a las peludas que ellas si dependen de mí y odio las películas cursis de navidad, pero sobre todo en mi lista de cuidados me estoy poniendo primero a mí, porque ya lo he hecho, cuidar de otros como una forma de sentirme útil, necesitada, diciendo si cuando quiero decir no para hacer feliz a otros, organizándole la vida a otros, pero dejando la mía al final, lo he hecho varias veces, pero es cansado, te absorbe por completo, da miedo, porque una vez que te quedas sola, entonces ¿a quien cuidas?, se siente un vacío y quedarse a solas con una misma después de eso es aterrador (también puede ser bonito, pero al inicio fue una mierda)…si voy a cuidar las necesidades de alguien primero serán las mías, no significa que voy a pasar por encima de otros, pero si que no tengo que cuidar y ponerme de tapete a otros para quererme, me necesito a mi primero, no soy la Tita de nadie (hazme el favor de ver/leer “como agua para chocolate”).

Soy una mujer egoísta (sigo trabajando en ello) y está bien, estoy bien, soy más feliz.

PD: Voy a estar bien, Dios no es tan cerrado de mente como sus intérpretes humanos.

Atte.

Jazmín